|  |  | 

Articulos Opinión

Salud mental: consejos para el trabajo remoto

Por: Marilia Cortez Vidal
Docente de la Escuela de Psicología USAT

La pandemia ha modificado la forma de realizar nuestro trabajo y acoplarnos al trabajo remoto utilizando solo tecnología suficiente o herramientas necesarias para cumplir con nuestras actividades laborales. En algunos casos ha sido la primera vez que se trabaja bajo esta nueva modalidad, más allá del distanciamiento con los compañeros de trabajo, amigos y a veces de la familia, la rutina se ha visto alterada, lo que ha propiciado estrés, tensión, cansancio físico y mental.

El trabajo remoto se ha convertido en una nueva forma de adaptarnos a la “normalidad”, ha tenido un impacto positivo en la prevención de algunos riesgos laborales. No obstante en el transcurso, se ha manifestado consecuencias negativas en la salud mental, producto de la crisis del COVID-19.

La especialista en seguridad y salud en el trabajo Carmen Bueno señala que aunque el trabajo remoto puede mitigar algunos riesgos laborales, también puede significar altas cargas y ritmos de trabajo, largas jornadas laborales, percepción de tener que estar disponible en todo momento y en todo lugar, falta de desarrollo profesional, excesiva fragmentación de tareas, escasa autonomía y control sobre las tareas, entre otros.

La Organización Internacional del Trabajo, enfatiza que el COVID-19 está produciendo problemas de salud mental, depresión por aislamiento, estrés por sobrecarga de trabajo, temor a perder el trabajo e inseguridad respecto al futuro de las relaciones laborales, miedo al contagio, problemas de conciliación y agotamiento emocional, entre otros factores que podrían perdurar más allá de los efectos de la pandemia.

También es necesario mencionar que durante el desarrollo del trabajo remoto, en algunos casos las personas no solo se comprometen para el cumplimiento de sus actividades, sino también deben lidiar con la preocupación por las responsabilidades familiares, de ahí que existe la necesidad de mediar el trabajo con el cuidado de los hijos u otras personas a cargo, constituyéndose una doble jornada.

Por tanto, enfocarse en el cuidado de la salud mental es indicador de fomentar el bienestar, el mismo que ayudará a que la persona, en este caso el trabajador, logre integrar y equilibrar su actividad laboral y su vida personal. He aquí algunos consejos:

 

  1. Organización de la agenda, para poder ordenar nuestras labores es necesario estructurar una agenda en donde se señale los horarios y las actividades por realizar diariamente, también será importante registrar un tiempo estimado para el descanso, ya que ello beneficiará en la productividad.
  2. Definir el espacio y materiales de trabajo, generar un ambiente solo destinado para el trabajo, el cual deberá presentar características como estar iluminado, ventilado y en lo posible sin distracciones; así también la selección de materiales y herramientas que ayudarán a que nuestras labores se desarrollen adecuadamente. Cuando termine la jornada “desconectarse del ambiente”.
  3. Comunicarse con los demás, aunque el distanciamiento social es una de las medidas principales para afrontar el COVID-19, ello no debe significar aislamiento social, por lo que se recomienda generar vías de comunicación a través de chats, videoconferencias y otras formas de contacto con los compañeros de trabajo, amigos y familia.
  4. Medir la información a la cual se tiene acceso, estar expuesto a una gran cantidad de información negativa puede generar estrés, por tanto enfocarse solo en datos de fuentes fiables y que estos sean suficientes.
  5. Pausas activas, durante la jornada laboral es importante realizar pausas para tomar refrigerio o caminar por la casa, así como utilizar estas pausas para conversar con aquellas personas cercanas a nosotros.
  6. Identificación de síntomas del estrés, aunque es complejo identificar algunos indicadores que podrían desestabilizar emocionalmente a la persona es necesario prestar atención a aquellas particularidades que antes no se manifestaban y que actualmente se presentan o en algunos casos, personas de nuestro entorno se percatan de ello y nos lo hacen saber. Si llegara a suceder es importante solicitar ayuda y cambiar nuestros hábitos con la finalidad de buscar equilibrio en la salud.

El trabajo remoto ha generado desafíos y a su vez oportunidades para mejorar o fortalecer nuestros hábitos, la importancia y la forma de cómo nos desempeñemos influenciarán en la salud mental; cuidarnos y cuidar a quienes nos rodean, así como organizar nuestras labores será necesario para equilibrar la jornada laboral y de la casa.

Comments

comments

Related Articles

  • La maternidad, una encomienda divina

    La maternidad, una encomienda divina

    Por: Mtra. Enma Kelly Bartolini de Yong Quisiera en esta fecha especial, aprovechar el privilegio de tomar este tiempo para reflexionar sobre la complejidad de la maternidad femenina y el rol vital de las mujeres que cumplimos esa labor. Esta celebración del día de la madre nos encuentra considerando a la maternidad vista como un

  • Cinco consejos para mejorar nuestros hábitos financieros

    Cinco consejos para mejorar nuestros hábitos financieros

    Desarrollar buenos hábitos financieros es el resultado de un proceso que implica mucho esfuerzo y perseverancia. El comportamiento que tengamos con el dinero en el presente determinará el futuro de nuestra estabilidad económica. Nuestra salud financiera depende únicamente de las acciones que pongamos en marcha. Esto nos permitirá contar con el dinero suficiente para solventar

  • Fatiga pandémica: ¿Qué es y cómo enfrentarla?

    Fatiga pandémica: ¿Qué es y cómo enfrentarla?

    Por: Marilia Cortez Vidal Docente de la Escuela de Psicología USAT Cada día que transcurre observamos que las medidas de protección son adoptadas por un grupo de la población; en otros, la indiferencia y la falta de empatía son indicadores que no favorecen para el cuidado de la salud. Sin embargo, un punto importante a

  • La Responsabilidad Social Universitaria (RSU): Una Perspectiva Sistémica

    La Responsabilidad Social Universitaria (RSU): Una Perspectiva Sistémica

    Por: Mgtr. Diógenes Diaz Rios Docente de la Escuela de Administración de Empresas USAT La universidad como entidad de creación de conocimiento y formación profesional es intrínsecamente, socialmente responsable; sin embargo, antes de poder desarrollar esta función en todo su potencial, la universidad privada debe elevarse sobre los obstáculos impuestos por las condiciones competitivas del

Logo USAT blanco
CONTÁCTANOS

Av. San Josemaría Escrivá de Balaguer Nº 855 Chiclayo - Perú

Fax: +51 (074) 606201
Telf: +51 (074) 606200
Email: informacion@usat.edu.pe
Email: mesadepartes@usat.edu.pe
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
X