|  |  | 

Articulos Opinión

¿Qué rasgos de nuestra sociedad ha sacudido la experiencia de una pandemia aún en marcha?

Por: Víctor H. Palacios Cruz
Docente de Filosofía USAT

La COVID-19 nos ha enfrentado de nuevo y colectivamente a la evidencia de que el cuerpo cede y se quebranta. La frecuencia de la muerte alrededor ha reabierto un conflicto con nuestra caducidad que creíamos haber domesticado o, mejor, reprimido en una civilización que censura una apariencia que no se vea saludable, activa y esbelta.

El sistema industrial, el ímpetu del mercado y el poder de Internet han impreso en nuestras mentes, en connivencia con la publicidad y hasta con la educación, la dudosa convicción de que estamos obligados al máximo rendimiento en todas las facetas de la vida y a mostrar un ánimo siempre sonriente e imbatible. Un tiránico paradigma de perfección y productividad que ha vuelto inaceptables el error y el fracaso, así como amarga nuestra todavía insumisa condición mortal.

Y resulta que un enemigo ridículamente microscópico vino a golpear el orgullo de ese ser triunfal e indestructible que no somos.

Asimismo, esta pandemia nos ha sorprendido no como sociedad, sino como una suma de intereses particulares e inconexos; no como una red de solidaridades sino como un campo donde varios capitales compiten ferozmente ante una tribuna que aplaude al que llega primero sin que cuente cómo lo haya conseguido.

Nuestra búsqueda de una vacuna no es una concurrencia internacional de esfuerzos y talentos puestos en un único plan, a fin de obtener un resultado que sea luego de acceso universal, sino una vergonzosa carrera de proyectos lucrativos cuyos frutos irán de inmediato a los Estados más ricos y a los sectores sociales más aventajados.

Esta enfermedad global ha recusado nuestra imagen de seres distintos de la naturaleza, superiores y, por tanto, “superpuestos” a la terrenalidad e inmunes a sus fenómenos. Cuando ocurre que solo mirándonos como insertos en una totalidad incluso cósmica entendemos, primero, de qué modo nos alcanzan las transformaciones de la materia y, segundo, cómo su destino nos concierne e involucra.

Es el desprecio de la carne, que partió del dualismo de la filosofía de Descartes y del mecanicismo de su tiempo, lo que explica nuestro arrogante distanciamiento de la naturaleza, ese gran cuerpo que nos sostiene y que también somos. Sobre la degradación de lo corpóreo se irguió la vanidad metafísica que nos dio licencia para saquear la Tierra y manosear sus entrañas sin restricciones ni reparos.

Por último, la propagación de la pandemia ha demolido la confianza que poníamos en nuestra presuntamente eficaz organización de la sociedad y la economía.

Las filosofías que pretendían explicarlo todo, y aun predecir el futuro, por medio de sofisticadas teorías –el idealismo hegeliano, el marxismo, el positivismo–, inspiraron luego los nacionalismos que, en el curso de dos guerras mundiales, infestaron una Europa en cuyo rostro ensangrentado fue ya imposible reconocer el optimismo humanista e ilustrado. Y dijimos adiós para siempre a la fe en la virtud civilizadora de la cultura.

Con la caída del muro de Berlín, cayó el último gran sistema que se jactaba de explicar y dominar tanto las estrellas del cielo cuanto la existencia de la gente común.

Sin embargo, de todo aquello quedó el residuo de una ciencia más modesta en su especialización, pero no menos altanera y sobre todo despectiva con las humanidades, en el supuesto de que solo lo numérico, experimentable y utilitario dignifican la investigación. De modo que por su rentabilidad, solo estas disciplinas merecen el prestigio y el aliento financiero en desmedro de la literatura, la historia, el arte y la filosofía, que tienen en común lo que más urge justo ahora: el cuestionamiento del rumbo de las cosas.

De esta mentalidad proviene nuestra adicción a la certeza y la hostilidad hacia la duda. Incluso “ignorante” es un insulto corriente, y nos llamamos homo sapiens cuando en realidad –como esta crisis sanitaria nos ha vuelto a recordar– nunca dejamos de ser aprendices a los pies de lo inmenso y lo desconocido.

Este artículo es una parte de la conferencia “Nuestra visión del mundo después de la pandemia”, brindada por el autor recientemente y cuyo texto completo se puede leer aquí: https://bit.ly/33PrOOo

Comments

comments

Related Articles

  • El miedo como valor adaptativo ante el Covid-19

    El miedo como valor adaptativo ante el Covid-19

    Por: Rony Prada Chapoñán Docente de la Escuela de Psicología USAT Es natural sentir miedo ante situaciones que amenazan nuestra vida, en efecto, el miedo es considerado una emoción básica y esencial para la supervivencia; probablemente sin esta emoción nuestros antepasados y otras especies animales no hubiesen subsistido (Quezada, 2020). Por tanto, el miedo posee

  • Meditaciones ante una derrota deportiva

    Meditaciones ante una derrota deportiva

    Por: Víctor Hugo Palacios Cruz Docente de la Facultad de Humanidades USAT Cuando era pequeñito, sentado a los pies de adultos gigantes, vi el triunfo de la selección peruana de fútbol sobre la de Escocia en el mundial de 1978. Hubo momentos de angustia: el primer gol escocés y el penal que luego nuestro arquero

  • ¿Cómo lavar nuestras manos de forma correcta?

    ¿Cómo lavar nuestras manos de forma correcta?

    Lavarse las manos es una actividad sencilla pero que representa un medio para evitar la propagación de enfermedades en las personas. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que esta práctica ayuda a prevenir infecciones cutáneas y en los ojos, parásitos intestinales, diarrea, neumonía, entre otras afecciones.   Es así que desde el año

  • La cadena de suministro en la nueva normalidad

    La cadena de suministro en la nueva normalidad

    Por: Mgtr. Fernando Antonio Arriola Jiménez Docente de la Facultad de Ciencias Empresariales USAT Docente del Diplomado “Administración y Gestión Empresarial” Cuando a mediados del mes de marzo, el presidente de la República, Ing. Martín Vizcarra Cornejo, anunció el cese de actividades empresariales y de negocios, así como el aislamiento social obligatorio a partir del

Logo USAT blanco
CONTÁCTANOS

Av. San Josemaría Escrivá de Balaguer Nº 855 Chiclayo - Perú

Fax: +51 (074) 606201
Telf: +51 (074) 606200
Email: informacion@usat.edu.pe
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
X