Articulos Opinión

El Reciclaje en un mundo con menos recursos y más basura

Desde la revolución industrial la humanidad ha incrementado tanto en población como en capacidad de uso y transformación de los recursos de la naturaleza, pudiendo acceder un segmento cada vez mayor de ella a estándares de vida más elevados, modificando con ello sus patrones de consumo. El cambio en los patrones de consumo manifiesta dos condiciones, en primer lugar, el acceso a elementos de consumo cada vez con mayor valor agregado, por lo tanto, mayor exigencia de consumo tanto de energía como de materiales; en segundo lugar, la cantidad de bienes consumidos en un período corto de tiempo debido a la obsolescencia tanto por uso como por exigencias del consumidor por nuevos productos.

Estas condiciones afectan la disponibilidad de los recursos naturales. Los denominados recursos renovables: agua, suelo, aire, vegetación, etc. cuya capacidad de renovación se ve limitada al ser superada por la producción y consumo de bienes y servicios; y los recursos no renovables: petróleo, minerales, etc. cuyos stocks comienzan a menguar originando su desaparición e incremento de los precios.

Por otro lado, el consumo de recursos origina la generación de desechos, tanto a partir de los bienes y servicios mismos como de los materiales necesarios para su transporte, almacenamiento, uso y disposición, generando con ello más desperdicio en el proceso y con ello un incremento en la carga ambiental.

Estos impactos ambientales, dados por el consumo de recursos y la contaminación originada a partir de esta, requieren de medidas urgentes orientadas a un uso más eficiente de los recursos y un mejor acceso a ellos por parte de la población. Dos medidas se pueden implementar contra esto: el reciclaje, con la finalidad de recuperar valor a partir de los residuos (desperdicios) y la disminución del consumo, siendo el primero el más inmediato y fácil de lograr a corto plazo.

Reciclar es volver a dar uso a aquello que ya ha sido consumido, ello requiere de actividades previas para su implementación, como son: la identificación de los residuos, con la finalidad de identificar y separar aquellos que son posibles de ser reaprovechados de aquellos que por sus características deben disponerse en botaderos debidamente gestionados. Dentro de los primeros cabrán hasta tres opciones, de reciclaje, la primera de ellas a partir de la transformación de residuos orgánicos (aquellos que se pueden degradar por medios biológicos: comida, residuos de jardinería, etc.) en componentes de valor como abono, biocombustibles, etc. que vuelven a la cadena de consumo.

La segunda opción comprende el reprocesamiento de los residuos de largo periodo de degradación, como son vidrio, latas, plásticos reciclables, que pueden recolectados y vendidos a empresas que usarían estos residuos como materia prima en sus procesos. En el Perú la industria siderúrgica recoge grandes cantidades de chatarra para recuperar fierro, asimismo los procesadores de plástico han emprendido proyectos para recuperar sus productos ya utilizados como materia prima, es el caso de la producción de envases.

La tercera opción es el uso de los residuos en una segunda oportunidad, al término de su vida útil, llamamos a esto, reutilizar. Una forma de reciclaje que busca más opciones de uso a través de iniciativas como el uso de llantas en jardines como elemento decorativo y barrera, las botellas usadas como material de infraestructura en ingeniería, uso del agua de baños en riego, etc.

Es importante se difunda el valor de reciclaje no solo a nivel de empresas e instituciones, sino desde los hogares, a través de la separación de los residuos por tipo. Esto genera gran valor a la comunidad al generar fuentes de ingreso a poblaciones vulnerables a través del uso y venta de bienes que aún tienen valor recuperable.

Al implementar el reciclaje logramos un uso eficiente de los recursos aminorando su uso y con ello contribuyendo a la sostenibilidad ambiental en el tiempo, aminoramos además los impactos sobre el medio ambiente, originando una menor contaminación y una menor ocupación del espacio destinados como vertederos.

Los efectos de reciclar con inmensos y originan beneficios colaterales, tal vez en un futuro no tengamos que ver paisajes convertidos en basurales, no tengamos que pagar elevadas tarifas de agua por su escasez, no tengamos océanos llenos de residuos, no tengamos que pagar elevados precios por lo que hoy disfrutamos y un sinnúmero de oportunidades.

 

Artículos Relacionados

  • La literatura infantil, una manera sencilla y cautivadora de descubrir mundos

    La literatura infantil, una manera sencilla y cautivadora de descubrir mundos

    Una característica de nuestro tiempo, patente en las últimas décadas, es la gran difusión y publicación de libros infantiles y juveniles. Los encontramos no solo en librerías, sino en supermercados, quioscos, en realidad, están al alcance de todos. ¿Podríamos decir que esta proliferación de cuentos y novelas es reflejo de la avidez de los chicos

  • La Rebeldía de la Educación Universitaria

    La Rebeldía de la Educación Universitaria

    Drásticos cambios sociales, revoluciones del saber, la navegación y la técnica, y largas guerras políticas y religiosas golpearon la sólida cultura medieval por todos sus costados. En un tiempo de “incertidumbre y desarraigo”, René Descartes (1596-1650) juzgó preferible emprender a solas la búsqueda de una ciencia nueva, unitaria y definitiva, a salvo de las contradicciones

  • Chiclayo: raíces y horizonte

    Chiclayo: raíces y horizonte

    Historia fascinante la ciudad de Chiclayo. Durante el virreinato fue sólo una estación de paso entre Zaña y Lambayeque. Pero desde la etapa republicana su progreso fue muy veloz. En 1835 Chiclayo era una villa, pero tal fue su dinámica ascendente, que, en menos de cuatro décadas (1835-1874), pasó de villa a ciudad, de ciudad

Logo USAT blanco
CONTÁCTANOS

Av. San Josemaría Escrivá de Balaguer Nº 855 Chiclayo - Perú

Fax: +51 (074) 606201
Telf: +51 (074) 606200
Email: informacion@usat.edu.pe
X