|  |  | 

Articulos Opinión

No existen noticias falsas

Por: Giancarlo Paredes Garboza
Periodista y docente de la Escuela de Comunicación USAT

 

En tiempos cuando la democratización del acceso a la información ha llegado a niveles insospechados, se ha sumado otro fenómeno paralelamente dañino: la falsedad de contenidos.

Erróneamente los medios tradicionales de información han concedido a los ciudadanos un derecho descontrolado, le han facilitado convertirse en reporteros de a pie; incitándolos a tomar sus celulares y fungir de periodistas trasgrediendo toda rigurosidad ética y profesional. Se le ha permitido asumir el trabajo de recojo, procesamiento y juicio sobre lo que pueda acontecer a su alrededor. Sin criterio alguno, los ciudadanos van por las calles con la cámara de sus equipos móviles captando todo aquello que le parezca noticioso; pero aquí cabe hacernos una pregunta: ¿Qué es noticia?

Los estudiosos coinciden en varios puntos al momento de determinar qué es noticia; principalmente en sus bases de hecho de interés colectivo y en su génesis de veracidad.

En esta última característica nos detendremos a analizar la raíz de la fácil masificación de falsas informaciones que en esta etapa de pandemia que vivimos ha encontrado su complemento perfecto para poder acrecentarse.

La población; indistintamente de su profesión, nivel económico u otra clasificación, es un caldo de cultivo para informaciones falsas que  rondan principalmente en redes sociales cuando es sometida a presión. A tal punto que da por sentada toda información propalada en diversas plataformas. Caso muy contradictorio, puesto que puede encontrar en las mismas redes la confirmación o no de dicha información. Sin embargo, no se toma el tiempo de contrastar los hechos, labor que sí forma parte del ejercicio periodístico.

No importa quién lo diga, lo más importante es cómo lo diga.

Es preciso señalar que la población obvia las fuentes, dando más prioridad a la intensidad de la redacción, por ello, los titulares usados son un enganche perfecto. Apelando al sensacionalismo y a imágenes crudas, los generadores de falsos contenidos se sustentan en el morbo colectivo para poder ampliar su alcance.

 

 

 

 

Otras de las formas de generar contenidos falsos es traer a la actualidad noticias publicadas con muchos años de anterioridad. Aprovechando la coyuntura es más factible que la población pueda creerlas puesto que la contextualizan sobre hechos actuales; cambiando el nombre de ciudades o personajes. Hay casos donde logran hacer creer a la población que el personaje que aparece en una fotografía es un ministro italiano lamentándose por la muerte de tantas  personas por el Covid-19, cuando en realidad se trata del presidente de Brasil en una ceremonia oficial.

O cuando comparten la imagen de un actor de cine o televisión que ha donado –supuestamente- varios millones para el desarrollo de una vacuna contra el Covid-19.

Este fenómeno ha calado con mayor intensidad en las personas de 50 a más años de edad, quienes no dominan ni el lenguaje de las redes ni sus deseos de incrementar su propia preocupación.

Pero no todas las falsas informaciones se dan de forma lastimera o sensacionalista, también se camuflan de los denominados memes; que son una suerte de caricaturas o bromas que, al principio, causan risa, pero su fin principal es crear muchas veces un concepto erróneo frente a un acontecimiento.

Otras de las formas muy usadas para la propalación de falsos contenidos es enviar audios mediante la red social. Apócrifos documentos orales que hablan de supuestos hechos o informaciones obtenidas clandestinamente sobre presuntas acciones de las autoridades, o más recientemente, sobre casos de infectados o víctimas mortales a causa del Covid-19.

Noam Chomsky, en su publicación Diez estrategias de manipulación mediática; explica que se apela a utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Para la anécdota, este pensador ha sido protagonista involuntario de los denominados fake news. Se le ha atribuido un artículo que habla sobre las políticas de Estados Unidos de Norteamérica frente a esta pandemia. Tenor que ha recibido el rechazo de una gran parte de la comunidad científica; pero que no pasa de ser un contenido falso.

Por cierto, no existe la noticia falsa. Si es falso, no es noticia.

Comments

comments

Related Articles

  • ¿Cómo potenciar nuestras habilidades blandas desde casa?

    ¿Cómo potenciar nuestras habilidades blandas desde casa?

    Por: Marilia Cortez Vidal Docente de la Escuela de Psicología USAT En el transcurso de la vida, la persona ha ido adquiriendo conocimientos, destrezas, fortalecimiento de competencias y otras características que en conjunto le han brindado capacidades para desenvolverse en diversas áreas ya sea: personal, familiar, laboral o social. El desempeñarse en un trabajo, implica

  • Recomendaciones de salud para vivir un verano en pandemia

    Recomendaciones de salud para vivir un verano en pandemia

    Por: Dr. Franklin Saavedra Idrogo Cirujano Docente de la Escuela de Medicina USAT. Una de las características más importantes del ser humano es la necesidad de formar vínculos sociales, de interactuar físicamente, obtener apoyo familiar y mantener el bienestar biopsicosocial; sin embargo, la pandemia del coronavirus y la extensión violenta del contagio atenta vigorosamente contra

  • Investigación y COVID-19: aportes de la Escuela de Psicología USAT

    Investigación y COVID-19: aportes de la Escuela de Psicología USAT

    Por: Marilia Cortez Vidal Docente de la Escuela de Psicología USAT Los estragos que ha ido suscitando la crisis del COVID – 19, como por ejemplo, altos niveles de estrés, enterarse o presenciar la pérdida de un ser querido, las condiciones de pobreza, desempleo; son solo una muestra de la carga emocional que la población

Logo USAT blanco
CONTÁCTANOS

Av. San Josemaría Escrivá de Balaguer Nº 855 Chiclayo - Perú

Fax: +51 (074) 606201
Telf: +51 (074) 606200
Email: informacion@usat.edu.pe
Email: mesadepartes@usat.edu.pe
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
X