Articulos Opinión

La interpelación de Francisco

Erika Valdivieso
El Santo Padre estuvo cuatro días con nosotros. Y a cada uno nos ha dejado una huella en el corazón.
Ha dicho tantas cosas buenas, tantas cosas importantes, que es nuestro trabajo ahora, reflexionar sobre lo que nos ha dicho y convertir esa gran emoción en acción. Concretar en obras todo aquello que hemos escuchado, en actitudes, en cercanía, en abrazo, en alegría, en vida y en amor. Porque finalmente, eso hacemos – y debemos hacer – los católicos. La emoción perdura alimentada por la fe y se convierte en acción.

El Papa nos habló con amor, como nos habla un padre. Con cariño algunas veces y enérgico otras, como lo hace un padre cuando quiere que su hijo sepa la gravedad (o importancia) de lo que está diciendo. Como quien se asegura que el mensaje llegue… y de verdad llegó.

El Papa nos interpela, nos compele, nos reta. Nos ha dado una obligación que debemos en conciencia asumir y sobre todo cumplir. Francisco nos ha dicho en la Misa de Huanchaco: “- los peruanos – en este momento de su historia – no tienen derecho a dejarse robar la esperanza”.

No tenemos derecho, dice. No podemos permitirnos ese derecho. No podemos quedarnos pasivos ante la amenaza que cae sobre nosotros. No podemos quedarnos quietos si está en peligro la posesión de algo tan valioso, tan nuestro, como la esperanza.

“Cuiden la esperanza”, nos dijo en su mensaje final en Lima. Que es otra manera de recordarnos nuestro deber.

Pero hay algo más. Dijo “en este momento de su historia”. Y el Papa no dice las cosas al descuido.

Francisco sabe que este es un momento especialmente complicado para nuestro país. No solo por una falta de liderazgo político, la fragmentación de los poderes, los actos de corrupción, o por la incapacidad de muchas autoridades. Es mucho más. Es el peligro que corre nuestro país, de ser sometido por colonizaciones ideológicas y culturales, como él las ha llamado. De ser sometido por una cultura “que quiere hacer todo nuevo y hace limpieza de las tradiciones, de la historia, también de las religiones de un pueblo”[2]. Una cultura donde todo es absolutamente igual, donde se rechaza la diferencia y se niega la complementariedad. Una cultura que desconoce valores tan básicos como la familia, la vida y la libertad religiosa.

Podemos ver esta colonización ideológica en muchos ámbitos, la educación, la salud, el sistema de justicia, entre otros. Y se evidencia a nivel legislativo por ejemplo, cuando se busca legalizar el aborto, las técnicas de reproducción asistida o incluso cuando se rechazan proyectos como “Cunas Salvadoras”. Cuando se busca desnaturalizar el matrimonio y promover la adopción por parejas del mismo sexo. Cuando se desnaturaliza el significado del Estado Laico. Cuando se desnaturaliza el contenido de los derechos humanos o algo tan importante como la igualdad.

Y entonces, se habla de odio, cuando se rechazan intentos de crear “nuevos derechos” alejados de la naturaleza de las cosas. Se habla de discriminación, cuando lo que se busca es la igualdad real, y no los igualitarismos. Se habla de intolerancia, cuando se afirma que existe una moral objetiva que nos debe llevar a evaluar nuestra forma de actuar.

Toda esta realidad pone en peligro la esperanza. Que, como dice Francisco “es la más humilde de las virtudes, porque se esconde en la vida”[3].

Los peruanos, no tenemos derecho a dejarnos robar la esperanza. Debemos aceptar “que siempre hay una salida, que siempre podemos reorientar el rumbo, que siempre podemos hacer algo para resolver los problemas”[4]. Y esta esperanza (la que nos da la alegría de saber que hay un camino revelado), nos lleva también a la acción. A la acción amorosa, a la acción decidida y valiente, que responderá con creces a la interpelación de nuestro Pastor.

________________________________________
[1] Profesora universitaria. Directora del Instituto de Ciencias para el Matrimonio y la Familia de la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo.
[2] Homilía papa Francisco 21.11.2017. En: https://www.aciprensa.com/noticias/papa-francisco-critica-duramente-las-colonizaciones-ideologicas-son-una-blasfemia-35159
[3] Homilía Papa Francisco, 29.10.2013. En: https://w2.vatican.va/content/francesco/es/cotidie/2013/documents/papa-francesco_20131029_esperanza-desconocida.html
[4] Carta Encíclica Laudato Si, 24.05.2015, N° 61. En: http://w2.vatican.va/content/francesco/es/encyclicals/documents/papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si.html

Notas Relacionadas

  • El fútbol: el éxito, la derrota y la sociedad

    El fútbol: el éxito, la derrota y la sociedad

    Víctor H. Palacios Cruz Escritor, filósofo y profesor de la USAT Fue durante un primer partido de la selección peruana en un mundial de fútbol que aprendí tres cosas valiosas e irrenunciables en el curso de noventa minutos cambiantes y felices: la pertenencia al país, el lazo familiar y el sentido de la belleza. Tenía

  • San Pedro y San Pablo

    San Pedro y San Pablo

    Por: P. Marcos Ballena Rentería Facultad de Humanidades   La Iglesia conmemora todos los años, en su calendario litúrgico, la solemnidad de san Pedro y San Pablo, una festividad que tiene sus orígenes en la primitiva comunidad cristiana. En efecto, los primeros cristianos conscientes de la capitalidad de Pedro y de la apostolicidad de Pablo,

  • La boca del lobo permanece abierta

    La boca del lobo permanece abierta

    Treinta años de una película de Francisco Lombardi Víctor H. Palacios Cruz Escritor, filósofo y profesor de la USAT A mi primo Marco Vinces, Cuyo corazón se rompió De no caber en este mundo. Desde el balcón de una cafetería, mi esposa y yo apreciamos maravillados los pasacalles de danzas tradicionales que, por un motivo

  • (In)Visibilidad del maltrato en el adulto mayor

    (In)Visibilidad del maltrato en el adulto mayor

    Dra. Sofía Lavado Huarcaya Directora de Responsabilidad Social Universitaria-USAT Coordinadora Red ESAM-Perú En nuestro país estamos viviendo una vorágine de experiencias de maltrato y violencia en las mujeres, niños y adolescentes, que ha ocasionado masivas denuncias en los diversos medios de comunicación y preocupación de nuestros políticos lanzando propuestas de legislación cada vez más severas

  • Un modelo para fortalecer la vida en familia

    Un modelo para fortalecer la vida en familia

    Con frecuencia elegimos momentos especiales para hablar de personas o instituciones que han formado parte de una experiencia significativa en nuestras vidas. Se expresa alegría y agradecimiento y se reconoce lo importante que es para el bien de la sociedad. Detrás de todo lo experimentado existe una mirada generosa de quienes quieren vernos felices, personas

Logo USAT blanco
CONTÁCTANOS

Av. San Josemaría Escrivá de Balaguer Nº 855 Chiclayo - Perú

Fax: +51 (074) 606201
Telf: +51 (074) 606200
Email: informacion@usat.edu.pe
X