|  |  | 

Articulos Opinión

En Adviento, esperamos su venida

Padre Sergio Castro Guerrero
Capellán Mayor USAT

Los cristianos han sabido desde siempre asumir y elevar todo lo bueno que encontraron en la cultura. Un claro ejemplo es el sentido religioso que dieron a la ceremonia festiva, llamada Adventus, Adviento, destinada a celebrar la llegada del emperador a una ciudad, que le aguardaba envuelta en una atmósfera de emocionada e inquieta espera.

El ritual era imponente, largamente preparado para que el resultado fuera magnífico; todos debían participar. La ciudad se sentía puesta a prueba, pues estaba llamada a dar una imagen de alegría, concordia y respeto por el orden. La población entera, precedida de sus senadores, a primera hora de la mañana y frecuentemente en un lugar lo más alejado de la ciudad, salia al encuentro del emperador. Allí era saludado e invitado a entrar en el pueblo. El principe respondía con un primer y breve discurso de agradecimiento. Las gentes se colocaban a lo largo del camino, sus rostros reflejaban el deseo de ver tan ilustre huesped, agitaban ramas de olivo y palma, llevaban guirnaldas de flores y esparcian pétalos de rosas. Coros de jóvenes, acompañados por instrumentos, entonaban himnos; muchos entre aclamaciones, susurraban oraciones, aunque en pleno día encendían antorchas, quemaban incienso, esperando que el olor de los perfumes fuera intenso. Asomándose por las ventanas o sentándose en los techos, se mostraban felices por la llegada del príncipe.

Ahora, Adviento es acoger al Señor de toda la creación, al Salvador, preparar su venida, darle la bienvenida, recibirlo, «Jesús es el Rey llegado a esta pobre provincia “tierra” a la que ha regalado la fiesta de su visita. Dios está presente, no se ha alejado del mundo ni nos ha dejado solos. Aún cuando no podemos verlo, ni percibirlo como a las demás cosas, está presente y se dirige a nosotros de múltiples formas». Dios nos ama y todo lo nuestro le interesa y por ello está siempre presente junto a nosotros.

Esta seguridad de su presencia ¿no pone delante de nuestros ojos una imagen nueva del mundo? «Hace que miremos lo que nos rodea con una luz nueva, y que, permaneciendo todo igual, advirtamos que todo es distinto, porque todo es expresión del amor de Dios».
Pero el Adviento también recuerda «que su presencia no se ha consumado, sino que está creciente, deviniendo y madurando» . Es anhelo, suscitado por un resplandor oculto, es chispa, encendida por su presencia experimentada, es vacío aparente, que se convertirá en presencia llena, en parusía.

«Recuerdo una noche de agosto, en la playa, en la que le estaba enseñando las constelaciones a mi sobrino Giulio, que entonces tenía seis años, y le contaba sus leyendas. Él que se preguntaba si se pueden encontrar colores nuevos o han sido hallados todos, que me decía que el tiempo es infinito y que los números nos los hemos inventado nosotros para medirlo, me preguntó de repente que por qué cuando se hace de día el cielo se vuelve azul y dejan de verse las estrellas. Intenté satisfacerle dándole una explicación científica, pero me di cuenta de que eso no le basta, a los niños hay que explicarles la finalidad de las cosas, no sólo la causa. Entonces le conté que la oscuridad de la noche sirve para ver las cosas que esconde la luz porque, a veces, estas son tan hermosas que hay que protegerlas, igual que se hace con los tesoros. La respuesta lo dejo satisfecho y yo, gracias a ti, me dije para mis adentros que siempre se pierde algo con la luz y que siempre se gana algo con las tinieblas. Puede que lo esencial» .

Creo que podemos concluir con las palabras recogidas en la oración litúrgica de Adviento: «para que cuando venga de nuevo en la majestad de su gloria, revelando así la plenitud de su obra, podamos recibir los bienes prometidos que ahora en vigilante espera confiamos alcanzar».

Comments

comments

Related Articles

  • El miedo como valor adaptativo ante el Covid-19

    El miedo como valor adaptativo ante el Covid-19

    Por: Rony Prada Chapoñán Docente de la Escuela de Psicología USAT Es natural sentir miedo ante situaciones que amenazan nuestra vida, en efecto, el miedo es considerado una emoción básica y esencial para la supervivencia; probablemente sin esta emoción nuestros antepasados y otras especies animales no hubiesen subsistido (Quezada, 2020). Por tanto, el miedo posee

  • Meditaciones ante una derrota deportiva

    Meditaciones ante una derrota deportiva

    Por: Víctor Hugo Palacios Cruz Docente de la Facultad de Humanidades USAT Cuando era pequeñito, sentado a los pies de adultos gigantes, vi el triunfo de la selección peruana de fútbol sobre la de Escocia en el mundial de 1978. Hubo momentos de angustia: el primer gol escocés y el penal que luego nuestro arquero

  • ¿Cómo lavar nuestras manos de forma correcta?

    ¿Cómo lavar nuestras manos de forma correcta?

    Lavarse las manos es una actividad sencilla pero que representa un medio para evitar la propagación de enfermedades en las personas. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que esta práctica ayuda a prevenir infecciones cutáneas y en los ojos, parásitos intestinales, diarrea, neumonía, entre otras afecciones.   Es así que desde el año

  • La cadena de suministro en la nueva normalidad

    La cadena de suministro en la nueva normalidad

    Por: Mgtr. Fernando Antonio Arriola Jiménez Docente de la Facultad de Ciencias Empresariales USAT Docente del Diplomado “Administración y Gestión Empresarial” Cuando a mediados del mes de marzo, el presidente de la República, Ing. Martín Vizcarra Cornejo, anunció el cese de actividades empresariales y de negocios, así como el aislamiento social obligatorio a partir del

Logo USAT blanco
CONTÁCTANOS

Av. San Josemaría Escrivá de Balaguer Nº 855 Chiclayo - Perú

Fax: +51 (074) 606201
Telf: +51 (074) 606200
Email: informacion@usat.edu.pe
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
X