Articulos Opinión

En Adviento, esperamos su venida

Padre Sergio Castro Guerrero
Capellán Mayor USAT

Los cristianos han sabido desde siempre asumir y elevar todo lo bueno que encontraron en la cultura. Un claro ejemplo es el sentido religioso que dieron a la ceremonia festiva, llamada Adventus, Adviento, destinada a celebrar la llegada del emperador a una ciudad, que le aguardaba envuelta en una atmósfera de emocionada e inquieta espera.

El ritual era imponente, largamente preparado para que el resultado fuera magnífico; todos debían participar. La ciudad se sentía puesta a prueba, pues estaba llamada a dar una imagen de alegría, concordia y respeto por el orden. La población entera, precedida de sus senadores, a primera hora de la mañana y frecuentemente en un lugar lo más alejado de la ciudad, salia al encuentro del emperador. Allí era saludado e invitado a entrar en el pueblo. El principe respondía con un primer y breve discurso de agradecimiento. Las gentes se colocaban a lo largo del camino, sus rostros reflejaban el deseo de ver tan ilustre huesped, agitaban ramas de olivo y palma, llevaban guirnaldas de flores y esparcian pétalos de rosas. Coros de jóvenes, acompañados por instrumentos, entonaban himnos; muchos entre aclamaciones, susurraban oraciones, aunque en pleno día encendían antorchas, quemaban incienso, esperando que el olor de los perfumes fuera intenso. Asomándose por las ventanas o sentándose en los techos, se mostraban felices por la llegada del príncipe.

Ahora, Adviento es acoger al Señor de toda la creación, al Salvador, preparar su venida, darle la bienvenida, recibirlo, «Jesús es el Rey llegado a esta pobre provincia “tierra” a la que ha regalado la fiesta de su visita. Dios está presente, no se ha alejado del mundo ni nos ha dejado solos. Aún cuando no podemos verlo, ni percibirlo como a las demás cosas, está presente y se dirige a nosotros de múltiples formas». Dios nos ama y todo lo nuestro le interesa y por ello está siempre presente junto a nosotros.

Esta seguridad de su presencia ¿no pone delante de nuestros ojos una imagen nueva del mundo? «Hace que miremos lo que nos rodea con una luz nueva, y que, permaneciendo todo igual, advirtamos que todo es distinto, porque todo es expresión del amor de Dios».
Pero el Adviento también recuerda «que su presencia no se ha consumado, sino que está creciente, deviniendo y madurando» . Es anhelo, suscitado por un resplandor oculto, es chispa, encendida por su presencia experimentada, es vacío aparente, que se convertirá en presencia llena, en parusía.

«Recuerdo una noche de agosto, en la playa, en la que le estaba enseñando las constelaciones a mi sobrino Giulio, que entonces tenía seis años, y le contaba sus leyendas. Él que se preguntaba si se pueden encontrar colores nuevos o han sido hallados todos, que me decía que el tiempo es infinito y que los números nos los hemos inventado nosotros para medirlo, me preguntó de repente que por qué cuando se hace de día el cielo se vuelve azul y dejan de verse las estrellas. Intenté satisfacerle dándole una explicación científica, pero me di cuenta de que eso no le basta, a los niños hay que explicarles la finalidad de las cosas, no sólo la causa. Entonces le conté que la oscuridad de la noche sirve para ver las cosas que esconde la luz porque, a veces, estas son tan hermosas que hay que protegerlas, igual que se hace con los tesoros. La respuesta lo dejo satisfecho y yo, gracias a ti, me dije para mis adentros que siempre se pierde algo con la luz y que siempre se gana algo con las tinieblas. Puede que lo esencial» .

Creo que podemos concluir con las palabras recogidas en la oración litúrgica de Adviento: «para que cuando venga de nuevo en la majestad de su gloria, revelando así la plenitud de su obra, podamos recibir los bienes prometidos que ahora en vigilante espera confiamos alcanzar».

Notas Relacionadas

  • Maestro, aprendiz insaciable

    Maestro, aprendiz insaciable

    José Marco Burga Ludeña Capellán de la Facultad de Humanidades Es una perogrullada decir que ser maestro responde a la vocación de enseñar. Una vocación adjetivada, sin aspavientos, de agridulce. El maestro sabe cuán fascinante es su tarea y qué suma de satisfacciones le otorga; pero, al mismo tiempo, no desconoce la serie de sinsabores

  • Bendición y reserva del santísimo sacramento Corpus Christi 2019

    Bendición y reserva del santísimo sacramento Corpus Christi 2019

    Lectura bíblica: “Mientras cenaban, tomó pan y, después de pronunciar la bendición, lo partió, se lo dio a ellos y dijo: «Tomen, esto es mi cuerpo». Y tomando el cáliz, habiendo dado gracias, se lo dio y todos bebieron de él. Y les dijo: «Esta es mi sangre de la nueva alianza, que es derramada

  • El regreso del padre, esperanza de Telémaco

    El regreso del padre, esperanza de Telémaco

    P. José Marco Burga Ludeña Con San Pablo y con todos los padres en su día doblamos “las rodillas ante el Padre, de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra” (Ef 3, 14s.). Celebramos gozosamente la paternidad humana, imagen lívida y participación honorable de la divina, y reflexionamos, a continuación, sobre

  • El desenvolvimiento económico de China y su impacto en el mundo

    El desenvolvimiento económico de China y su impacto en el mundo

    Mg. Giancarlo Barandiarán Espejo Docente de la Facultad de Empresariales China ha protagonizado, sin lugar a dudas, el milagro económico de las últimas décadas. Pero, ¿se está quedando sin fuerzas? y ¿por qué debería importarle al resto del mundo? La economía de China es ahora aproximadamente cuarenta veces más grande que en 1980. En ese

  • HOMILÍA EN LA MISA POR EL DÍA DE LA MADRE

    HOMILÍA EN LA MISA POR EL DÍA DE LA MADRE

    FACULTAD DE HUMANIDADESHOMILÍA EN LA MISA POR EL DÍA DE LA MADRE(08/05/2019) Estamos ofreciendo esta Eucaristía por las madres aquí presentes, por las madres ausentes y por las madres difuntas relacionadas con nosotros directa o indirectamente. Adelantamos festivamente el Día de la Madre, con un gozo que nos embarga y se transforma en plegaria, en

Logo USAT blanco
CONTÁCTANOS

Av. San Josemaría Escrivá de Balaguer Nº 855 Chiclayo - Perú

Fax: +51 (074) 606201
Telf: +51 (074) 606200
Email: informacion@usat.edu.pe
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
X