|  |  | 

Articulos Opinión

Claves para potenciar el pensamiento optimista durante la pandemia

Por: Marilia Cortez Vidal
Docente de la Escuela de Psicología USAT
Actualmente, “la normalidad de la pandemia” ha generado la adopción de nuevos hábitos, y como tal forman parte “natural” de nuestras vidas, no obstante esa sensación de “normalidad”, ha sido gracias, en algunos casos, de haber atravesado por una serie de cambios emocionales, donde el miedo, enojo y tristeza, se hicieron presentes, conllevando a la persona a recorrer una travesía para hacer frente y controlar aquellas emociones, aceptarlas y buscar la forma de canalizarlas para darle una connotación positiva a las mismas, es decir transformar positivamente el miedo, el enojo y la tristeza, dándoles un significado adaptativo, como el ser cautos, tener valentía para realizar acciones y desahogarse (catarsis).

El dar una connotación o significado positivo a los eventos, estaríamos camino a acoger una actitud optimista, pero para poder abrazar ese deseo de optimismo es necesario potenciar nuestros pensamientos, ser capaz de lo que interpreté como negativo, llegue a transformarlo en positivo y actuar en función a ello.

Es preciso señalar que para entender lo que significa optimismo, es prestar atención a dos consideraciones, la primera, el optimismo como rasgo de personalidad, el mismo que es tomado como una fortaleza del carácter. Y la segunda, como estilo explicativo, es decir, la persona tiende a explicar que los eventos negativos son hechos puntuales, inestables y que no permanecerán en el tiempo.

El famoso psicólogo William James, sostuvo que “el pesimismo lleva a la debilidad, el optimismo al poder”, de manera que son nuestros pensamientos los que influyen en nuestras acciones; pensamientos pesimistas llevarán a realizar menos acciones, arriesgarse menos y perder oportunidades; en cambio una tendencia al optimismo, conllevará a abrir más puertas y conseguir más.

Potenciar el pensamiento optimista, en estos tiempos de pandemia, beneficiaría a convivir con los demás de forma “natural”, y a su vez fortalecer la empatía, canalizar emociones y generar estilos de afronte; por tanto, he aquí algunas consideraciones a tener en cuenta para su desarrollo:

Centrarse en el problema, focalizar la atención en dar solución al problema, propiciar lluvia de ideas, y evaluar antes de elegir, la que mejor se ajuste y sea posible de concretar; evitar prestar atención solo a los aspectos negativos del problema, ya que ello no favorecerá a desarrollar estrategias o identificar las que ya se contaban, y que por la sobrecarga, no se logró observar a tiempo.

Memoria y pensamiento, realizar ejercicios donde se busque recordar momentos que nos hicieron felices y vivirlos como si estuviera sucediendo en el presente, ello nos permitirá reflexionar que aunque nuestro día no haya sido “muy bueno”, siempre habrá algo que nos haga sonreír.

Relacionarse con personas optimistas, el optimismo es contagioso y una buena forma de desarrollarlo es relacionarse, ya sea de manera directa o indirecta (redes sociales), con personas que lo sean y tratar de anotar ideas o frases positivas que puedan surgir, un punto importante y que ayuda como complemento es el sentido del humor.

Negativo a positivo, extraer lo positivo de experiencias negativas, teniendo en mente que vendrán otras circunstancias, nuevos problemas, pero a pesar de ello “sí se puede” o mejor aún reemplazar esta frase por “sí se quiere; entendiéndose el querer como el afrontar con optimismo”.

Reforzar los logros, aplaudir nuestras victorias aunque estas puedan ser pequeñas, no olvidar que todo lo logrado, demandó esfuerzo, de manera que celebrando lo obtenido, fortalece el pensamiento optimista, motivándonos a seguir desempeñándonos y ser creativos en lo que realicemos.

Seleccionar la información a la cual se tiene acceso, filtrar la información y procurar “apagar” aquella que nos genera tristeza, angustia o ideas pesimistas, ya que se ha demostrado que mientras menos acceso a información negativa se tenga, más felices nos sentiremos y por ende dará cabida a pensamientos positivos.

El optimismo, podría convertirse en un modo de vivir, siempre y cuando las ideas positivas que se generen se pongan en práctica, ya que por sí solo “el pensar” no contribuirá al cambio, para que esto suceda, se deberá actuar congruentemente con lo que se tenga en mente. Ejercitarse, ser constante y generar ideas positivas, fortalecerá el carácter, lograremos contagiarlo a los demás y fomentará el bienestar.

Comments

comments

Related Articles

  • ¿Cómo potenciar nuestras habilidades blandas desde casa?

    ¿Cómo potenciar nuestras habilidades blandas desde casa?

    Por: Marilia Cortez Vidal Docente de la Escuela de Psicología USAT En el transcurso de la vida, la persona ha ido adquiriendo conocimientos, destrezas, fortalecimiento de competencias y otras características que en conjunto le han brindado capacidades para desenvolverse en diversas áreas ya sea: personal, familiar, laboral o social. El desempeñarse en un trabajo, implica

  • Recomendaciones de salud para vivir un verano en pandemia

    Recomendaciones de salud para vivir un verano en pandemia

    Por: Dr. Franklin Saavedra Idrogo Cirujano Docente de la Escuela de Medicina USAT. Una de las características más importantes del ser humano es la necesidad de formar vínculos sociales, de interactuar físicamente, obtener apoyo familiar y mantener el bienestar biopsicosocial; sin embargo, la pandemia del coronavirus y la extensión violenta del contagio atenta vigorosamente contra

  • Investigación y COVID-19: aportes de la Escuela de Psicología USAT

    Investigación y COVID-19: aportes de la Escuela de Psicología USAT

    Por: Marilia Cortez Vidal Docente de la Escuela de Psicología USAT Los estragos que ha ido suscitando la crisis del COVID – 19, como por ejemplo, altos niveles de estrés, enterarse o presenciar la pérdida de un ser querido, las condiciones de pobreza, desempleo; son solo una muestra de la carga emocional que la población

Logo USAT blanco
CONTÁCTANOS

Av. San Josemaría Escrivá de Balaguer Nº 855 Chiclayo - Perú

Fax: +51 (074) 606201
Telf: +51 (074) 606200
Email: informacion@usat.edu.pe
Email: mesadepartes@usat.edu.pe
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
X