|  |  | 

Articulos Opinión

Bullying y Ciberbullying: “La ley de los más fuertes y el silencio de los inocentes”

Por: Dra. Marilia Cortez Vidal

Directora de la Escuela de Psicología USAT

Mentes peligrosas en las escuelas. Felipe, un chico tímido y reservado de 15 años, siempre fue un alumno ejemplar: Cumplía sin postergaciones sus tareas y pasaba las pruebas con buenas notas. Los profesores siempre relataban que Felipe era un chico brillante y con un futuro por delante; sin embargo un “grupito” de alumnos pasó a discriminarlo y a molestarlo; en frente de todos era blanco de apodos y chacotas como: “sabiondo”, “camote”, “raro”. Un día fue agredido físicamente en el baño por el grupo; tanto fue el susto de Felipe que, a partir de ese día, el ir a la escuela se tornó en su más grande sufrimiento porque ya no solo era el “grupito” que lo molestaba, ahora se sumaban más para lo mismo.

A pesar de que existen estudiantes que celebran el regreso a clases presenciales, otro grupo de menores vive con constante preocupación por el retorno. En pandemia, las denuncias disminuyeron, pero no la violencia. Con el coronavirus, las aulas se trasladaron a la virtualidad y con ellas la violencia escolar. De acuerdo con la plataforma SíSeVe del Ministerio de Educación, entre 2013 y 2022, se han registrado más de 40.000 reportes de violencia escolar. Del total, 7.755 (19%) corresponden al bullying y ciberbullying. En 2022, hasta fines de febrero, hubo 3 casos de acoso escolar. Así mismo, se destaca de los reportes recibidos entre el año 2020 hasta abril de 2021: el 54% de casos corresponde a violencia entre escolares que utilizan medios tecnológicos.

La palabra bully significa: individuo valiente, tirano, mandón y la expresión bullying corresponde a un conjunto de actitudes de violencia física y/o psicológica, de carácter intencional y repetitivo, practicado por un bully (agresor) con una o más víctimas que se encuentran imposibilitadas de defenderse. El Ciberbullying, comparte con lo anterior en cuanto al acoso intencionado, persistente, donde el agresor y víctima se encuentran en una situación de desigualdad; este acoso se realiza a través de los recursos tecnológicos, difundiendo información dañina para la víctima a través de redes sociales, publicación de fotografías y videos, correo electrónico, whatsapp, etc.

¿Cómo identificar y tomar medidas necesarias para acabar o disminuir la violencia en el ambiente escolar? Un primer paso es reconocer a aquellos alumnos que están siendo vulnerables a las agresiones y los que lo propician. En relación a la víctima: En el ambiente escolar presenta conducta retraída. Faltas frecuentes, con el objetivo de huir, evitar exposiciones, humillaciones y/o agresiones físicas y psicológicas. En los juegos o actividades de grupo siempre son las últimas en ser escogidas. En el ambiente familiar, se quejan de dolores de cabeza, estómago, vómitos; todos esos síntomas se incrementan unas horas antes de ir al colegio. Se muestran irritadas, ansiosas, tristes, somnolientas durante el día, pueden presentar un aumento o disminución del apetito. Generalmente no tienen muchos amigos y prefieren no frecuentar casas y compartir actividades libres.

En relación al agresor: En el ambiente escolar, colocan apodos de muy mal gusto, difaman, amenazan y menosprecian. Roban materiales escolares, dinero de los otros estudiantes sin consentimiento. En el ambiente familiar, presentan actitudes desafiantes, hostiles, agresivas con relación a los padres, hermanos, empleados. Hábiles en manipular a los miembros de la familia para deslindarse de los problemas que son protagonistas.

Para poder tomar acción es recomendable que en familia se establezca un diálogo permanente con los menores y abocarse al reconocimiento de sus preocupaciones, angustias, expectativas; así como también reservar un espacio para expresar sentimientos y pensamientos. Antes de reprender a un hijo es necesario escucharlo y estar dispuesto a ayudarlo, reforzando con palabras y actitudes los aspectos positivos. Fortalecer la confianza en sí mismo será un factor protector para romper el silencio que alimenta el bullying y denunciar a los agresores.

La lucha contra el bullying debe comenzar desde los primeros años de escolarización, donde el escenario principal es la escuela y los actores son los profesionales de educación e identificar en el cuerpo educacional los recursos significativos para su formación intelectual, técnica, psicológica y personal en beneficio del estudiante,

En conjunto, familia y escuela son agentes socializadores que acompañan y brindan las estrategias al menor para su desenvolvimiento futuro, son modelos a seguir que constituyen un eje fundamental para la inserción a la vida ciudadana.

Comments

comments

Related Articles

  • La humanidad: un don de la convivencia

    La humanidad: un don de la convivencia

    El docente de la Facultad de Humanidades USAT, Víctor Hugo Palacios Cruz, hace un análisis de la humanidad como don de la convivencia tomando como referencia los versos de Ovidio.

  • Bodegones de Juan Gil: arte, muerte y memoria

    Bodegones de Juan Gil: arte, muerte y memoria

    Del 15 de julio al 20 de agosto, podrá verse en la sala de exposiciones del Palacio Municipal de la ciudad de Chiclayo la muestra fotográfica “Miradas en claroscuro” del docente USAT, Juan Gil Salvatierra.

  • Enseñar es estar juntos para aprender a estar solos

    Enseñar es estar juntos para aprender a estar solos

    La calidad de una sociedad es la calidad de sus maestros. En el país, aún no rompemos el círculo vicioso de un oficio mal entendido y remunerado que desanima a los talentos y lleva a una parte de la sociedad a persistir en su desdén de esta profesión.

Logo USAT blanco
CONTÁCTANOS
Av. San Josemaría Escrivá de Balaguer Nº 855 Chiclayo - Perú

¿Tienes alguna consulta?
Contáctanos

Política de Privacidad
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
X